Orientación: el Liceo francés Molière se posiciona como referente en la zona noroeste de Madrid (por Lepetitjournal.com) - Lycée Français Molière

El viernes 23 de noviembre tuvo lugar, en el Liceo francés Molière de Villanueva de la Cañada, el segundo salón profesional organizado por el establecimiento, después de una primera edición el año pasado. La nueva fórmula del evento permitió movilizar entre las 15 y las 18 horas a los alumnos de los tres últimos cursos de secundaria, así como también a colegiales de centros vecinos, que fueron invitados para la ocasión.

.
En total, cerca de 300 estudiantes pudieron conversar con las universidades presentes en el evento, pero también con profesionales, algunos padres de alumnos del Molière, que fueron a explicar su trabajo. Un programa de conferencias y talleres interactivos completó el encuentro, que se espera sea con el devenir de los años, un referente de la orientación para los centros educativos del oeste de Madrid. “Tenemos la vocación de convertirnos en un punto de animación de toda la localidad”, estima Valerie Servissolle, directora de Molière, que emprendió numerosas iniciativas, sobre todo culturales, destinadas a acoger a comunidades escolares más allá de su establecimiento. Mientras tanto, misión cumplida para este salón de profesiones: “La orientación es una maduración progresiva”, opina Christophe Bonnefoy, profesor principal en Terminale S. “Nuestro trabajo es de fomentar la toma de consciencia de los alumnos a partir de la clase de 2nde. Cada año se profundiza hasta llegar a los últimos detalles de la orientación de cada uno al final de Terminal”, explica. Y si en el año 2030, el 80% de las profesiones que se ofrecerán a los interesados aún no existen, “se les comenta que algunas profesiones si seguirán existiendo, como las de médico o profesor, y se les aconseja que, en vez de apostar en una sola elección, mejor disponer de un plan B o incluso un plan C y ser atentos a las posibilidades de pasarelas ofrecidas en las formaciones, las cuales aparecen como esenciales en ese contexto de mutación constante del mercado laboral”, analiza Bonnefoy.

Talleres lúdicos sirvieron para hacerles descubrir algunas profesiones / DR

Mensaje recibido por Karen y Anna, alumnas de 1ère ES, que visitaron el salón para conversar con la psicóloga que respondió, en entrevistas individuales con los alumnos, a un montón de preguntas… y también para informarse sobre las posibilidades de estudiar en Holanda, Administración de empresas (equivalente a las escuelas de comercio francés). Como era de esperar, en 2018, como era hace 20 años, los adolescentes rara vez definen con precisión en qué rama desean desarrollarse profesionalmente, a pesar de que podían tener ideas sobre el tema un poco más claras que sus predecesores. “En mi tiempo tuvimos en total y para todos una cita de orientación de 1 hora durante toda la escuela secundaria”, recuerda Bonnefoy, que aboga por la conciencia continua entre los alumnos de hoy.

Las universidades, por otro lado, son conscientes de las inquietudes y preguntas que se plantean los interesados: “Quieren saber qué oportunidades de trabajo ofrece nuestra capacitación, las tasas, los acuerdos que existen con otras universidades europeas, la dobles diplomaturas europeas y los vínculos con empresas, para realizar prácticas”, dicen en el stand de la Universidad Pontificia Comillas. Con más de un siglo de existencia, el establecimiento hace hincapié en la excelencia de sus filiares, ante un público que tiene la costumbre ocupar sus pupitres: “Siempre, por lo menos dos o tres alumnos del Molière se apuntan a nuestras clases”, dice su representante. Al lado, con solo 7 años de experiencia, el U-Tad (Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital) presenta una compleja oferta de capacitación a “educar para la revolución digital”. “Los que vienen a vernos saben muy bien lo que quieren”, dice el representante del centro. “Hay quienes quieren programar y están interesados ​​en la ingeniería de software, y aquellos que tienen una sensibilidad más artística y que vienen a aprender sobre videojuegos”. Jaime Brieva, de IEC Formación, representa una organización privada dedicada a ayudar a los jóvenes a estudiar en el extranjero. “El 80% de los estudiantes que acompañamos piden ir a Inglaterra”, observa. “También hay un interés particular para Dinamarca, donde los estudiantes europeos pueden beneficiarse de un plan de estudios completamente gratuito y un mercado laboral muy activo”, explica. En total, una veintena de stand se hicieron presentes, algunos de los cuales participaron también en el tradicional Salon de estudios superiores organizado por el Liceo Francés de Conde de Orgaz, en colaboración con Campus France.

“¿Qué camino tomar y qué estudios elegir?” ¿Mi perfil se corresponde al plan de estudios que deseo seguir? ¿Cómo son los estudios en las escuelas de negocios, ingeniería o ciencias políticas? ¿Cuáles son las ofertas en Francia? ¿Y en España, tanto en el sector público como en el privado?, y ¿qué son los cursos de doble diploma? “Por último, mirando un poco más allá, ¿cuáles son las vías de movilidad existentes?” El salón de estudios superiores del LFM permite prepararse para las profesiones del futuro, y sobre todo informarse concretamente sobre aspectos prácticos ligados a la escolaridad, los costes, las ayudas y otros detalles como las opciones para el alojamiento en el extranjero… El salón organizado por el Lycée Molière se complementa perfectamente con el de Conde de Orgaz. “Nuestros alumnos han venido acompañados por sus familias”, explica Valérie Servissolle. Este aspecto familiar y cercano que ofrece el Lycée Molière, propicia el contacto entre el equipo docente, los alumnos y sus familias y favorece el trabajo de orientación y motivación. Javier Ventura-Traveset, director del Programa Galileo y portavoz de la Agencia Espacial Europea, con sede en Villanueva de la Cañada, es uno de los profesionales más solicitados en este evento: “me preguntan cuáles son los estudios que conducen a las profesiones del espacio”, dice. “Les explico que hay que pensar en grande. No se trata de si estudiar en Francia o en España, que no basta con conseguir un título universitario… se trata de sumar experiencias…  en los EE. UU., En Australia. o en China, hablar cinco idiomas y pensar globalmente, asegurarse de saber cómo dominar las técnicas, sí, pero también desarrollar habilidades de trabajo en equipo, ser una persona honesta, tener valores “.

 

Par Vincent GARNIER | Publié le 26/11/2018 | Lepetitjournal.com