En 1973, Albert Hatchwell, deseoso de contribuir a la difusión de la Cultura francesa en España, creó en Pozuelo de Alarcón el Cours Molière, rodeado de un equipo comprometido cuyo objetivo era garantizar una enseñanza de calidad e individualizada.

Este centro privado francés acogió desde el primer año a 150 alumnos de 3 a 11 años. Esta cifra aumentó muy rápidamente hasta alcanzar los 350 en 1986, el año en el que el Sr. Hatchwell pasó el relevo a la Mission Laïque française.

Ante la creciente demanda de inscripciones y debido a la estrechez de los locales, el Liceo Molière escoge establecerse, en 1993, en Villanueva de la Cañada en el que el municipio favoreció su implantación. Muy rápidamente, el centro ofreció una escolarización completa, del primer ciclo de infantil hasta Bachillerato.