Los latinistas del Liceo francés Molière visitan dos exposiciones "Músicas de la antigüedad" y "Disney: el arte de contar historias” en la Caixa Forum - Lycée Français Molière

El martes 11 de septiembre de 2018, los doce alumnos de Latin de 3ème T, acompañados por Aloïse Baehler (profesorea de música) y por Laure Favre (profesora de francés) visitaron dos exposiciones en Caixa Forum de Madrid, en el marco de la asignatura opcional Lenguas y Culturas de la Antigüedad (LCA).

Primero vieron la exposición dedicada a la música de la antigüedad. A viento, cuerdas y percusión,

La primera exposición que visitamos, dedicada a la música de la Antigüedad, nos enseñó que los instrumentos de viento, de cuerda y de percusión poco han variado a través de los años. Animaciones sonoras representaron la forma en que sonaban antiguamente los instrumentos. Gran cantidad de objetos nos fue enseñando la guía, que supo transmitirnos su pasión por la arqueología.

Tomamos nota de la información que más nos impresionó:

  • Trompera verdadera-falsa

Los arqueólogos en el siglo diecinueve encontraron un objeto y lo tomaron por una trompeta, debido a su forma acampanada. Así que Verdi, fascinado por la Antigüedad, pidió a los artesanos que reprodujeran el instrumento para su ópera Las trompetas de Aida. Las primeras pruebas no fueron concluyentes, pero el luthier Sax, logró mejorar los prototipos para satisfacer a Verdi, ¡tan inspirado en la moda antigua! Gracias a un descubrimiento posterior (una pieza faltante del objeto modelo), resultó que no era para nada un instrumento, sino un altar … El error arqueológico se ha rectificado ¡pero las trompetas aún existen!

Escuchamos varias historias mitológicas sobre los instrumentos en exhibición: la creación de la lira por Hermes, el hermano de Apolo; el mito de Marsias que quería medirse contra el dios de la música y fue castigado; también el mito de Syrinx que cuenta la creación de la flauta de pan. El dios Pan persiguió con ardor a Syrinx pero sus sentimientos no fueron correspondidos. En su vuelo, Syrinx se convirtió en juncos. Para quedarse siempre con ella, Pan los recogió e hizo el instrumento que todos conocemos.

Lo más destacado de la exposición fue una magnífica cornua, una especie de cuerno en espiral que mide casi cuatro metros, ¡un espectacular instrumento utilizado en varias ocasiones por los romanos!

Nos gustó mucho tomar un aperitivo bajo el jardín vertical, a la entrada del centro cultural. Aunque la pausa fue breve porque nos esperaba la segunda exposición.

Sobre la exposición “Disney: El arte de contar historias”. Antes de ser una marca imprescindible, los estudios de Disney reunían a menos de 300 personas, la primera sala de la exposición reproduce la atmósfera de los años 30 y las mesas de los dibujantes. Los espacios se organizaron alrededor de pantallas y películas que ilustraban el trabajo de los diseñadores, y especialmente, los intemporales Tres cerditos.

Pudimos ver la evolución del trabajo a partir de la idea, a través de los borradores de los dibujos y las técnicas de edición con calcos, los fondos inmóviles y la gran cantidad de dibujos necesarios para hacer un minuto de película (24 fotogramas por segundo… unas 1400 imágenes por minuto). Los primeros largometrajes fueron verdaderas apuestas financieras… Blancanieves fue el primer éxito, en 1937. Nos conmovió encontrar recuerdos de la infancia y ver cómo se hacían nuestras películas favoritas. Hoy las técnicas han evolucionado y los dibujos se preparan en tabletas gráficas. Pudimos verificar la importancia de los mitos antiguos: por ejemplo, con el Rey Midas y Hércules, pero también en los decorados de Fantasía… ¡Esta exposición nos ha encantado!

Se puede visitar hasta el 4 de noviembre de 2018.

(Artículo escrito por la Laure Favre, a partir del balance realizado con los alumnos)