Los robots conquistan las clases CM2 …

7 mayo 2021

La robótica en el aula es mucho más que programación… La curiosidad, la motivación, la interdisciplinariedad, el espíritu de equipo … ciertamente están a la vista.

Hoy en día, la tecnología está presente en la vida diaria de los niños y las TIC se están desarrollando rápidamente en el ecosistema educativo y escolar.

La robótica está en su apogeo gracias a su capacidad lúdica, creativa y lógica: ¡comprender cómo se construye un robot y aprender a desarrollar el código para programar sus funciones es una actividad que a los niños les encanta!

Los alumnos de CM2 aprenden sus fundamentos y “dan vida” a las pequeñas máquinas educativas, haciéndolas circular en un circuito sin chocar, creando sonidos y activando luces según las funciones programadas. Trabajo en equipo y en total autonomía durante el cual los alumnos van y vienen con sus robots, desde el ordenador hasta el circuito creado por el profesor en una mesa en medio del aula y comprueban si la programación funciona o si necesita ajustes.

Entre las diversas ventajas que aporta la enseñanza de la robótica en la escuela, podemos señalar que esta práctica permite:

  • El desarrollo del lenguaje y la adquisición de un cierto tipo de lenguaje (lenguaje informático);
  • Estimular la memoria, la concentración y la curiosidad para descubrir cómo funcionan las cosas;
  • Contribuir al dominio de la motricidad fina;
  • Fomentar la creatividad y estimular el pensamiento lógico relacionando lo abstracto y lo real, buscando dirigir el robot que es materializado por el propio robot, física y concretamente;
  • Facilitar el aprendizaje de las matemáticas y la resolución de problemas;
  • Aprender a trabajar en equipo, colaborar en torno a un proyecto y promover la socialización y el desarrollo del respeto por los demás y sus opiniones.

Los robots permiten a los alumnos aprender a programar, familiarizarse con las nuevas tecnologías y desarrollar el pensamiento científico. Objetos tangibles y fascinantes, estimulan la atención y son verdaderos catalizadores de motivación.