El desarrollo de los sentidos en la infancia

2 diciembre 2020

A través de sus sentidos (tacto, oído, vista, olfato, gusto) el niño descubre el mundo y realiza aprendizajes fundamentales que le permitirán desarrollarse.

En Maternelle (educación infantil), nuestros alumnos viven experiencias ricas y diversas para aprender a identificar y expresar sensaciones y emociones. Lotería de olores, identificación de ruidos familiares, lotería sonora, creaciones artísticas y colores, entre otros. Así es como refinan sus percepciones y desarrollan un vocabulario más preciso.

El olfato y el gusto

El olfato y el gusto están estrechamente relacionados. Las papilas gustativas de la lengua identifican el sabor y las terminaciones nerviosas de la nariz identifican el olor. Ambas sensaciones se comunican al cerebro, el cual integra la información para que los sabores puedan ser reconocidos y apreciados.

El oído

Cuando llega al mundo, el niño se beneficia de una cierta «memoria» auditiva. Esto le ayuda a hacer la transición de su vida en el útero a su nueva vida en el mundo. Incluso si ya tiene un oído atento, es posible estimular su desarrollo auditivo … este desarrollo termina en la adolescencia.

Después de escuchar el silencio, los ruidos del exterior, una lotería sonora, los niños de PSMS intentan encontrar cosas que hacen ruido en la clase, tenemos pocas ideas mientras miramos a nuestro alrededor … Poco a poco en la vida cotidiana de la clase, los alumnos comunican a la maestra los ruidos que han escuchado: «Quand je découpe, ça fait crish crish». Otro vuelve entusiasmado del aseo: «Cuando tiro de la cadena hace ruido», o, también, durante los talleres, los niños prestan atención a los ruidos: «le marteau, il tape, ça fait du bruit», «le fouet qui mélange, ça fait du bruit», «si coloreamos rápido, hace ruido»… Unos días después, juntaron todos los ruidos que encontraron y los MS hicieron una lotería de los ruidos de la clase. Los profesores grabaron toda la experiencia:

El tacto

El sentido del tacto funciona desde el nacimiento y es el más desarrollado. Los numerosos receptores ubicados debajo de su piel le comunican una gran cantidad de sensaciones.

La vista

A menudo se considera que la vista es el más poderoso de los sentidos. Los seres humanos tienden a confiar más en lo que ven que en lo que escuchan o huelen, para obtener información sobre su entorno.