Flora y Fauna: el huerto en educación infantil…

5 junio 2021

Los niños aprenden haciendo experiencias … La huerta es, por tanto, hoy en día, una herramienta educativa imprescindible en todas las escuelas. De hecho, el Liceo francés internacional Molière es una Eco-Escuela certificada por ADEAC desde 2019 que renueva, cada año, sus compromisos con el medio ambiente desarrollando y mejorando su programa educativo, comenzando en educación infantil (La Maternelle).

Cada año, a partir del mes de septiembre, se inician las labores de limpieza y acondicionamiento del suelo tanto en la huerta de los pequeños como en la de los mayores. También se enseña a preparar compost … y, aunque el otoño y el invierno son estaciones más difíciles para los cultivos, se siembran hortalizas y plantas aromáticas. Estas plantas aromáticas forman parte así de ciclos de estudios sobre los sentidos, el olfato y el gusto, temas abordados desde la Petit Section (2-3 años).

Cada año, se lleva a los niños a observar el ciclo de vida de una planta de frutas o hortalizas para que aprendan a reconocerlas y diferenciarlas: la planta de guisante, el repollo, los tomates, la lechuga, el pepino, el calabacín, las fresas,… Todos los niños pueden degustar frutas y verduras e incluso descubren, a veces, que las encuentran buenas y que les gustan sus sabores …

Son conscientes del cuidado que se debe dar a las plantas, de la riqueza de la tierra, y conocen el origen de gran parte de la comida que se les sirve en la mesa.

Al aire libre y en contacto con la tierra, los niños integran los valores de conservación y protección de la naturaleza.

La fauna es también objeto de estudio y experimentación…

A partir de abril, con la llegada de la primavera, es el fascinante mundo de los insectos el que se abre ante nuestros ojos … Incluye el grupo más diverso y variado (más del 90%) de formas de vida del planeta Tierra … Y los niños salen a cazar los «primeros» caracoles … ¡en los días de lluvia!

En clase, aprenden a separar los insectos en categorías, a analizarlos y rápidamente comprenden que a veces dependen unos de otros para sobrevivir y que la flora y la fauna los necesitan. El equilibrio natural es perfecto y todos los seres vivos deben aprender a convivir porque nosotros también lo necesitamos …

En la huerta, encuentran lombrices de tierra (la caca de lombriz se usa como fertilizante para las plantas) y cochinillas (que eliminan los metales pesados ​​de la tierra), mariquitas (nuestros aliados más valiosos que nos ayudan a repeler ciertos insectos como los pulgones que, en ocasiones, suponen un problema para el cultivo y también nos ayudarán a controlar las poblaciones de otros pequeños insectos con cuerpos blandos …).

Y, cómo no… la estrella de este magnífico espectáculo de la naturaleza, el insecto más polinizador: ¡la ABEJA!

¡Nuestros niños lo saben todo sobre las abejas! Y no lo decimos nosotros … ¡nos lo confirmaron los facilitadores de un taller que se llevó a cabo recientemente (01 de junio de 2021) con todos los alumnos de Maternelle!

Nuestros alumnos se sienten protagonistas de su aprendizaje y cuidan sus plantas con mucho cariño … Y, recientemente, también han adoptado a Dalma y Riquiquí, dos pichones que nacieron en el colegio el pasado mes de marzo, y que, para el deleite de los niños ahora viven en paz en el gallinero del colegio instalado en medio de la huerta …