El encantador de serpientes

21 octubre 2019
Por Amor Gonzalez, psicóloga escolar 

Esta mañana he encontrado en el buzón de casa una oferta difícil de dejar pasar y, tras echar un vistazo, he visto que los coches de la calle han recibido el mismo regalo: cogido con el limpia parabrisas ahí está el folleto:

PROFESOR NESTA
Curandero vidente soluciona los problemas por difíciles que sean.
ESPECIALISTA EN EL AMOR
Regreso de la pareja de forma inmediata, atracción de clientes, negocios, quitar mal de ojo, impotencia sexual, poder encontrar trabajo, exámenes, suerte en el juego, deportes, protección, salud, justicia, enemigos, alcohol y problemas familiares.
No esperes más, llámame para cualquier problema, se hacen trabajo a distancia desplazamiento posible.
Resultados rápidos y garantizados en 3 días
Tel. XXX.XXX.XXX
Si no lo cree, pruébelo.

Mi primera reacción fue de rabia, seguida de una mueca entre asco y resignación. 

Quiero creer que quien se publicita a sí mismo como mago que todo lo puede, ofreciendo garantía a tres días, cree realmente en sus poderes extraterrenales.

Quiero creer, pero no creo. No, no creo que quién ofrece este tipo de servicio lo haga desde la honestidad.

Si me pongo a analizar el texto en claves de marketing, reconozco todas las teclas que te recomiendan tocar cuando escribes un texto promocional: el famosísimo AIDA (para los que estudiamos alguna vez marketing) Atención, Interés, Deseo, Acción

No, inocencia no hay.

Lo que sí hay detrás de quiénes responden a estas invitaciones son personas necesitadas, motivadas por todo tipo de razones, unas lícitas otras inconfesables: miedo al fracaso, a la soledad, a la enfermedad, al odio, la venganza, los celos, la codicia, etc. 

Pero si rascamos un poco encontramos dolor. 

Del mismo modo que el dolor físico advierte de que hay un problema, el dolor psicológico también nos está gritando que algo va mal, que algo no funciona, que conviene que hagamos algo.

Es lícito que queramos quitarnos ese dolor, la pena, la tristeza, la angustia En definitiva, cualquier malestar que nos esté corroyendo por dentro. 

El dolor es una poderosa palanca para el cambio. 

La cuestión es qué camino eliges.

El encantador de serpientes ofrece el espejismo del 3 en 1: fácil, rápido y sin coste personal. 

Y aquí la píldora psicoeducativa: Cambiar cuesta, los cambios sustanciales son difíciles. Cambiar es una actividad que tú tienes que hacer, no se puede delegar en nadie. Los cambios significativos requieren tiempo, no ocurren de hoy para mañana.

Si lo has intentado, lo sabes. 

No hay poción mágica, ni atajos que valgan. 

Tú eliges.