De la escritura al gesto en movimiento: Un proyecto de danza e intercambio

18 marzo, 2022

Este proyecto ofrece a los alumnos una introducción a la práctica de la danza contemporánea a partir de la observación de la escritura, el trazo, el lenguaje, los vínculos entre gestos y palabras. Esta clase cultural digital está inspirada en la escritura en todas sus formas para invitar a los alumnos a construir un lenguaje coreográfico único, permitiéndoles conectar su clase con otros niños alrededor del mundo.

Cada «modo de baile» se articuló en torno a un tema relacionado con la escritura y se desarrolló en tres etapas:

  • un taller de baile, con calentamientos e improvisaciones para desarrollar la imaginación y enriquecer el vocabulario de baile de todos. Por ejemplo, los CE2 bailaron su nombre de pila, las letras de Madrid…
  • un taller de mirada, con enlaces a videos de danza y elementos de reflexión para descubrir coreógrafos y su lenguaje coreográfico, como La fugue/trampoline de Yoann Bourgeois

«No sabía que se podía bailar así, parecía un poco peligroso. Pero era bonito porque hacía amplios movimientos y bailaba por todos lados, ¡era poético!«, nos cuenta Sofía.

  • un hilo rojo, correspondiente a un trabajo colaborativo de investigación y construcción, para permitir a los niños profundizar en los diversos desafíos de una creación coreográfica. Nuestros alumnos de CE2 han visto el vídeo de una clase en Casablanca. Chahine dice: “encontramos que era Casablanca con su danza de las letras de la ciudad. Después, escribimos un acróstico sobre Casablanca, luego bailamos el acróstico ».

En cada etapa, las producciones artísticas de las clases se transmitían a otro establecimiento y servían de base para la siguiente etapa. Así, a lo largo de los talleres se elaboró ​​y realizó una creación coreográfica colectiva en colaboración con todas las clases participantes en el proyecto.

“Me gustaba bailar, aprendí a bailar mejor. Incluso, si no siempre me gustó la música. Mi baile tenía el mismo ritmo que la música, así que estuvo bien. Fue interesante inventar coreografías con letras y con ciudades, no sabía que se podía bailar con letras, palabras, ciudades! », dice Mia.

“Con el baile trabajamos bien como grupo. Al principio fue muy difícil porque no sabía qué hacer, y luego aprendimos a trabajar realmente en grupo. Al final, logramos llevarnos bien, incluso con aquellos que no son realmente nuestros amigos, ¡y elegimos una música juntos y bailamos todos juntos! », cuenta Cloe.