Comedor escolar

20 septiembre 2017

Entre los cambios llevados a cabo desde el comienzo del este curso escolar, el más importante ha sido, sin lugar a duda, el del proveedor del servicio de comedor.

En efecto, la hora de la comida es un momento esencial de la jornada del alumnado, así como también del personal. 

En el ámbito escolar, la hora de la comida es también un momento de educación para la ciudadanía puesto que se desarrolla de forma colectiva. Formación ciudadana y educación para la salud con una propuesta de menús equilibrados, compuestos de alimentos aconsejados por nutricionistas y prescritos por los directivos nacionales e internacionales de Salud Pública.

En definitiva, más allá de las ambiciones educativas, la comida escolar debe ser un momento de placer y descubrimiento para todos.

Desde hace dos semanas, vuestros hijos están descubriendo las nuevas propuestas de EDUCATER, proveedor seleccionado tras un concurso oficial de acuerdo a indicaciones muy precisas.

Entre las exigencias formuladas por el Liceo francés Molière, el equilibrio alimenticio ha sido la más importante.

La segunda exigencia ha sido en cuanto a la calidad de los alimentos, especialmente productos frescos, de preferencia biológicos y, finalmente, provenientes de productores de la región.

Nuestro objetivo, expresado en esa triple exigencia, refleja los compromisos de una Eco-escuela:

  • Poner en marcha una restauración escolar de calidad
  • Ofrecer a sus usuarios alimentos sanos y equilibrados
  • Contribuir a la protección del medio ambiente apoyando las buenas prácticas agrícolas, limitando los recursos del transporte de largas distancias

Para acompañar este cambio y valorarlo con todos vosotros, estamos trabajando codo con codo con el proveedor y el personal de la cocina. La dirección del Liceo se reúne semanalmente con el Director de EDUCATER para dar seguimiento y analizar cómo ha sido el servicio. Vuestros hijos habrán constatado pequeños cambios estos días: en la organización del servicio, la incorporación de elementos suplementarios al contenido del plato, la modificación de las cantidades para los más grandes, la multiplicación de cubiertos de servicio para facilitarles la autonomía, una vinagreta artesanal…

La APAELM también está a nuestro lado y hace una estricta vigilancia nutricional (su «comisión de menus» verifica los menús y se presentan en horario de comedor).

Estamos MUY atentos a la calidad, a la cantidad y a la variedad de cada una de las comidas que se sirven y tomamos muy en serio las apreciaciones que nos hacen llegar los usuarios regularmente. Estamos pendientes, cada jornada, del servicio y de nuestros alumnos.

Deseamos que la hora de la comida sea un momento de placer para cada uno de vuestros hijos, al tiempo que tenemos muy clara nuestra misión educativa a nivel de Salud y nuestro compromiso con el medio ambiente.

Sabemos que contamos con vosotros para esta misión que nos importa a todos: proteger a los niños, educarles y formarles como los ciudadanos saludables que la sociedad de mañana necesita.

.

Valérie SERVISSOLLE, proviseur