Abrirse a la diferencia, con una mirada de niños…

29 enero 2020

Durante el segundo trimestre del curso escolar, los alumnos de PSMS (3 y 4 años) abordaron el descubrimiento del cuerpo humano, con ayuda de canciones, bailes, juegos de loto y expresándose con libertad… 

Este trabajo continuará en febrero con la descripción de su apariencia física, la descripción y el descubrimiento del otro, de la diferencia y de la discapacidad.

Se conversó en grupo en torno a las preguntas: ¿Qué es ser diferente? ¿En la clase, somos todos iguales? ¿Qué ocurre cuando nos encontramos con algo o alguien diferente?

La lectura de libros como « Emile et la danse de boxe », « Quatre petits coins de rien du tout », « Zékéyé et Maína », « la petite casserole d’Anatole », « Moi, Ivan le crocodile », aportó a la reflexión la cuestión de género: «tanto los niños como las niñas pueden bailar» y les hizo reflexionar sobre cómo descubren el mundo las personas ciegas con ayuda de otros sentidos… el tacto, al oído y al olfato…, y cómo pueden comunicarse las sordas, gracias al lenguaje de signos, …

En sesiones de Psicomotricidad, bailaron con los ojos cerrados, con o sin música… turnándose para ayudarse mutuamente.

También vieron vídeos de bailarines masculinos y de pintores que utilizan sus pies para dejar su impronta …

« El tema de las diferencias y de la discapacidad debe enseñarse desde temprano, para evitar los estereotipos, los prejuicios y la intolerancia. No es fácil de explicar a niños tan pequeños, pero es importante brindar una mirada positiva hacia las diferencias. La escuela tiene que facilitar esa sensibilización hacia la discapacidad y hacia la diferencia en general como parte de la educación cívica. Deben aprender a entender el mundo que les rodea y a respetar a los demás con todas sus diferencias », explica Alice Barrau, profesora de PSMS