Kilian Rocher: “Tocar un instrumento te libera”

Kilian Rocher: “Tocar un instrumento te libera”

Kilian Rocher es un chico alegre y amable… Nació en París y llegó al Liceo francés Molière con 2 años y medio. Motivado por sus padres, ambos franceses, empezó a tomar clases de piano cuando estaba en 6ème, por recomendación de su profesora. Luego de 3 años de práctica, el primero en la escuela de música de Majadahonda y los dos últimos en el centro cultural La Despernada de Villanueva de la Cañada, ha alcanzado un buen nivel y se siente feliz y orgulloso de sí mismo.

Los comienzos no fueron fáciles porque el piano no es un instrumento sencillo. Ritmo, armonía y melodía han de trabajar juntos para que todos tus esfuerzos se traduzcan en música. “Pero cuando te gusta aprendes muy rápido”, asegura.

Toma clases sólo media hora a la semana pero practica a diario en casa. Tiene audiciones dos veces al año, en los meses de marzo y junio, en las que debe tocar una o dos partituras sobre las que ha tenido que trabajar durante cada trimestre.

¿Cómo son esas audiciones?

Son estresantes pero luego te sientes genial de poder demostrar todo lo que has aprendido, no sólo a tus padres, a todo el mundo porque las audiciones son de puertas abiertas.

¿Qué géneros musicales son tus favoritos?

Me gustan muchos… quizás los que más sean la música electrónica y el pop. Me gusta tocar música clásica y soy fan de un compositor coreano de música para piano que se llama Yiruma (nombre artístico de Lee Ru-ma). 

¿Compones también?

Sí, en mi tiempo libre lo hago.

Vidéo 1

Vidéo 2

Su hermano pequeño, Manoé, toca la batería, su madre la flauta y su padre la guitarra… “Mis padres siempre nos han dicho que cuando se aprende a tocar un instrumento se aprende mucho más…  Sin duda, es emocionalmente muy beneficioso. Cuando estas enfadado, o estas triste, hacer música te reconforta. Te libera y te puedes pasar horas así.

¿Hasta dónde te gustaría llegar musicalmente hablando?

Bueno, yo no creo que me vaya a convertir en pianista pero iré lo más lejos que pueda para poder tocar lo que quiera, y seguir disfrutando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *