Entrega de una distinción académica a Mme Elbaamrani

Entrega de una distinción académica a Mme Elbaamrani

Mme Brigitte Elbaamrani, profesora de Maternelle, recibió el viernes 15 de enero de parte del inspector de educación nacional de Francia, M. Laurent Pietri, las insignias de “Chevalier dans l’Ordre des Palmes Académiques”. Se otorga esta distinción por su contribución, su compromiso y dedicación tras casi 20 años de trabajo en el Liceo francés Molière.

Mme Elbaamrani comenzó su trayectoria profesional como asistente social en 1976. Tras quince años de trabajo en esa materia, colaboró con las educadoras de una pequeña escuela en el Norte de Francia, de donde es originaria, en calidad de madre de alumnos. La pasión y la entrega de estos docentes le impresionó tanto que despertó en ella la vocación por la enseñanza. Poco después se trasladó a Rabat, donde trabajó como maestra en un jardín de infantes hasta que en 1997 vino a España y se incorporó al Liceo francés Molière de Villanueva de la Cañada.

“Entusiasta, desbordante de energía, yo le conozco desde hace sólo 2 años” -dijo M. Javel, director del Liceo- “pero puedo asegurar que esta misión de educadora de niños pequeños le va como un guante”.

M Javel aprovechó la ocasión y la presencia de todo equipo docente del Liceo, para felicitar y homenajear el trabajo que todo el equipo de Maternelle realiza cotidianamente. “Sabemos que en Maternelle se pone mucho en juego. ¡Cuán importantes son estos 3 a 6 años!”, dijo. “En ocasión del aniversario del nacimiento del gran escritor que da nombre a nuestro Liceo (Jean Baptiste Poquelin, Molière), viene a mi mente esta cita: “La mayor debilidad de los hombres es su amor por la vida”. Desde mi punto de vista, la debilidad más grande que usted tiene es sin duda el amor, la pasión por lo que hace, y que es lo que esta condecoración, compartida con todos sus colegas aquí presentes, viene a reconocer”.

M. Pietri expresó su entusiasmo al recibir la llamada de M. Javel para asistir a la ceremonia. “Dije sí inmediatamente, sin pensar que pudiera surgirme algún imperativo de último momento; en primer lugar porque tengo una gran estima por el Liceo francés Molière y porque es un placer que una persona tan representativa del Liceo, de la educación nacional, de la educación en el extranjero como Mme Elbaamrani, pueda recibir hoy una distinción como esta”.

“Y también -continuó el inspector- al preguntar a la gente qué piensa sobre usted, las palabras que se repetían eran: acogedora, de buena voluntad, entusiasta, competente y de hecho, esos valores son los mismos que definen a la escuela maternal francesa. Yo creo que usted los tiene, los vive cotidianamente y los transmite a sus alumnos y espero que así siga siendo por mucho tiempo, para alegría de sus colegas, sus alumnos y sus familias”.

En un caluroso aplauso de sus colegas presentes tras la entrega de la medalla, Mme Elbaamrani, muy emocionada, dijo que cuando M. Javel la llamó para comunicarle que iba a ser condecorada fue una gran sorpresa. No se esperaba. “Me sentí honrada, un poco desbordada por la responsabilidad que conlleva y muy feliz por el reconocimiento que creo todos necesitamos. Y este reconocimiento no es sólo para mi, es para todos y para el Liceo Molière. Es algo que va a marcarme por mucho tiempo”, dijo la profesora.

Mme Elbaamrani agradeció a la dirección que pidió para ella esta distinción, a a sus colegas y a todo el personal del Liceo: “Tomo de vosotros vuestra energía, recibo vuestra simpatía, participo con vosotros en experiencias formidables, a veces complicadas… por ello sois parte de mi familia, y por eso quiero agradeceros”. Recordó a antiguas colegas a quienes ha admirado y que le han marcado en su carrera. Expresó su especial reconocimiento al equipo de Maternelle “porque es verdad que cada mañana comenzamos una nueva aventura juntas y vamos todas en el mismo sentido”. Y agradeció también a sus alumnos y a sus familias “por la confianza que día a día depositan en nuestro trabajo”.

“Cuando llegué al Liceo Molière descubrí una nueva dimensión. ¡Descubrí el multilingüismo! Ver a los niños expresarse en diferentes idiomas me apasióno. ¡Me apasiona todavía! Y tengo siempre la impresión de llegar como si fuera por primera vez. Tengo a impresión al abrir la puerta de la clase como si fuera el primer día y de sentirme plena”, dijo emocionada.

Finalmente, Mme Elbaamrani agradeció a sus padres, a su marido y evocó a sus hijos, que estudiaron en el Liceo Molière y que, algunos de ellos, han seguido sus pasos para también convertirse en educadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *