El intercambio escolar: una experiencia única de descubrimiento y crecimiento personal

El intercambio escolar: una experiencia única de descubrimiento y crecimiento personal

Cargada de ilusiones, Laura partió anoche hacia su gran aventura: un intercambio estudiantil en el Liceo francés de Chicago.

..

Vivir una temporada con una familia de acogida en el extranjero, asistir a un colegio y hacer amigos de diferentes nacionalidades es una de las mejores maneras de obtener una visión global del mundo. Los jóvenes que participan en estos intercambios aprenden a ser más tolerantes con las diferencias y salen mejor preparados para adaptarse a nuevos ambientes, al tiempo que practican el idioma de ese país adquiriendo fluidez y un gran vocabulario.

:

Laura García, alumna del Liceo francés Molière, nació en San Pablo, Brasil, donde residía temporalmente su familia por razones laborales. Su padre, madrileño, y su madre, francesa, siempre han dado mucha importancia a los idiomas y propusieron a Laura hacer un intercambio estudiantil en Estados Unidos.

.

Nuestra alumna acaba de terminar 3ème (3º de la ESO) y este parecía ser el año ideal ya que no hay exámenes oficiales. Tomada la decisión, convencidas también por sus primos que lo vivieron y lo recomiendan apasionadamente, Laura y su madre se pusieron a buscar un Liceo Francés en Estados Unidos porque la idea de perfeccionar el inglés les parecía la más acertada. Intentaron hacerlo a través de una agencia, pero no la aceptaban por no tener cumplidos los 15 antes de que comenzara el curso (los hace en octubre).

.

“Mi madre se fue informando a través de Internet y descubrió que los liceos franceses de Estados Unidos  tenían un programa de familias de acogida para estudiantes extranjeros. Primero nos interesamos por el de Boston, pero la matrícula era extremadamente cara. Entonces nos fijamos en el Liceo francés de Chicago (LFC). Hicimos todos los pasos necesarios (formulario, entrevista con el director, pago de la reserva…), y a principios de junio me presentaron a mi familia de acogida, una pareja americana que tienen a su hijo escolarizado en el Liceo”, nos cuenta Laura.

.

Desafortunadamente, esta familia sólo podrá acogerla durante un trimestre. Pero la Asociación de Padres del LFC se movió para encontrarle otro hogar y lo consiguió. Así que el resto del curso vivirá en casa de otra familia que tiene 3 niños que estudian en un colegio público, lo que le permitirá también conocer a través de sus anfitriones, cómo es la escuela pública en la ciudad de Chicago.

.

“Con esto pretendo no sólo mejorar mi nivel de inglés, sino conocer otra cultura, ya que la europea y la norteamericana son muy diferentes”, nos explica. “También espero conocer gente nueva, gente de mi edad, profesores… Ver cómo es convivir con otra familia que no sea la mía, integrarme en un lugar diferente al mío. Además de poder ver una ciudad cargada de historia, arte y cultura como es Chicago,“the Windy City”. Además de todo eso, está la independencia, aprender a arreglármelas sola, ya que la familia no me ayudará con todo. Así que aprenderé a ser más autónoma”, dice convencida.

.

Cargada de ilusiones, Laura partió anoche hacia su gran aventura. Le deseamos un feliz viaje y quedamos a la espera de sus noticias.

.

El Liceo francés Molière quiere impulsar este tipo de intercambio escolar con alumnos de otros liceos. Los interesados pueden ponerse en contacto con la Secretaría de Dirección. Por ahora queremos ir confeccionando una lista de familias dispuestas a acoger a alumnos de otros países que desean cursar un año lectivo en el Liceo Molière. En breve daremos más información.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *