Bilingüismo desde la primera infancia

Bilingüismo desde la primera infancia

Ayudar a niños y niñas a construir una identidad a partir de dos o más idiomas y dos o más culturas es uno de los retos a los que se enfrentan las familias en las nuevas sociedades de la información y de la comunicación. 

Durante la mayor parte del siglo XX, se tenía una perspectiva negativa del bilingüismo desde la primera infancia. Se creía que era peligroso, que al final los niños cuyos padres hablaban diferentes idiomas acababan por no saber nada. Pero en los últimos 10 o 15 años, numerosos trabajos científicos demostraron que era todo lo contrario.  

El bilingüismo está relacionado con un mejor rendimiento cognitivo. Uno de los efectos mejor documentados sobre el bilingüismo es la atención. Una persona bilingüe debe siempre controlar lo que está diciendo. Si no, acaba mezclando los idiomas (se llama intercambio de códigos). El dominio sobre otras lenguas tiene un efecto positivo sobre otras funciones cognitivas como el pensamiento creativo o la flexibilidad mental. Aunque estos son más difíciles de medir, podemos afirmar que a las personas bilingües, el tener dos o más palabras para cada concepto les proporciona más de una manera de resolver problemas.

El desarrollo actual de la sociedad demanda el conocimiento de varias lenguas extranjeras y el aprendizaje temprano de un idioma extranjero facilita aprender otras lenguas en la escuela secundaria. Educar personas bilingües supone un esfuerzo sostenido en el tiempo por parte de la familia y del centro escolar que estas elijan para la educación de sus hijos.

Aprender un segundo idioma es más fácil para los niños menores de 10 años, y aún más fácil para los menores de 5, comparado con el esfuerzo que requiere para un adulto. Pero nunca es demasiado tarde.

Los niños adquieren el lenguaje mucho antes de empezar a hablar. Son como esponjas y serán bilingües sin esfuerzo y en poco tiempo si aprenden el idioma de forma interesante, con estrategias adaptadas y relacionadas a su día a día.

El Liceo Molière lleva el francés a las guarderías

Desde este año, el Liceo francés Molière imparte semanalmente talleres de francés pata niños de 2 a 3 años en escuelas infantiles de Villanueva de la Cañada.

“Trabajamos en la difusión de la lengua francesa mediante la aplicación de nuestros principios pedagógicos, siendo fieles a nuestros valores educativos. Estamos impacientes por ver a estos niños a principios de septiembre. La medición del impacto de estos talleres en su adaptación a la escuela y su nuevo entorno lingüístico será muy interesante para nosotros. Creemos que el impacto será beneficioso incluso para los niños cuyos padres elijan un sistema educativo diferente. Se trata de una apertura cultural y lingüística adicional para estos pequeños aprendices, que tienen un gran capacidad de asimilación”, explica el Director de Primaria de Liceo francés Molière, Alain Silvestre.

El primer taller comenzó a impartirse en la escuela infantil Los Álamos, de la mano de Nanou Perales, profesora de Educación Inicial (Maternelle) con una dilatada experiencia y muy querida por todos los alumnos del Liceo francés Molière.

“El periodo preescolar entre dos y tres años es muy propicio para el aprendizaje de otro idioma. A los dos y tres años es mucho más fácil reproducir sonidos y palabras sin ningún tipo de acento. Introducimos el francés de forma muy progresiva, adaptándonos al ritmo de cada niño y siempre de manera lúdica, como soporte a las artes plásticas. El resultado es muy gratificante. Es increíble como siendo tan pequeños saben distinguir perfectamente al adulto y al idioma que utiliza para comunicar intentando usarlo para dirigirse a el. El primer paso está hecho”, nos dice Nanou.

Raquel Fernández Álvarez, Directora de la escuela infantil Los Alamos  nos da su opinión sobre los efectos beneficiosos del bilingüismo y del taller de Nanou.

“Mi hija es bilingüe francés-español y desde los 2 años habla ambas lenguas”, nos cuenta Raquel. No ha tenido ningún problema para empezar a hablar, lo ha hecho en el momento justo de su desarrollo. Ahora tiene 5 años y es capaz de aprender una canción en rumano perfectamente, y sabe canciones y palabras en inglés. A los niños que hablan dos idiomas desde pequeños les es mucho más fácil aprender un tercero, un cuarto y más idiomas. Nanou es una gran profesional”, prosigue, “los niños la adoran, están deseando que llegue el viernes para jugar, cantar, pintar y hacer motricidad con ella. Trabaja los colores con la plástica, las partes del cuerpo con canciones, el desarrollo espacial con la motricidad, les enseña los nombres de los animales a través de los cuentos, utiliza pegatinas para las partes de la cara, hace un millón de actividades con ellos para mantener su atención y motivación. Cada viernes nos sorprende gratamente”.

Otras escuelas infantiles que han introducido estos talleres del Liceo francés Molière son  La Vaca Peluda, Crios, Nemomarlin et Renacuajos.

Gwenaelle Troadec, educadora bilingües, acude semanalmente a estas escuelas con estimulantes y variadas actividades basadas en el desarrollo intelectual, psicomotor y afectivo de los niños pequeños. “Tomamos en cuenta naturalmente las necesidades y ritmos particulares de estos niños”, nos explica Gwenaelle. “Es interesante que los niños aprendan otros idiomas desde muy pequeños, porque aprenden por mimetismo y de manera muy natural. No les cuesta casi nada, sólo adaptarse, pero como se comunican mucho con lo no verbal, con lo corporal, el vocabulario asociado se asimila de forma mas natural”.

Fernando Bueno, director de La Vaca Peluda está convencido de que el bilingüismo “es un plus para los niños desde muy tempranas edades” y que “cualquier recurso es bueno para acercarse a otra lengua (y cultura): libros, cuentos, cds, videos… pero ¿qué mejor forma de aprender que jugando?”, reflexiona. “En La Vaca Peluda pensamos que el niño debe aprender jugando, y también creemos que la mejor manera de tomar contacto con una nueva lengua es expresándose en ella, escuchándola de primera mano, experimentando en una inmersión total en la lengua de aprendizaje. Por este motivo estamos tan contentos con los Talleres de Francés que el Liceo francés Moliere pone a nuestra disposición y que personifica la maravillosa Gwen, porque son una continuación de lo que hacemos en la escuela, trabajar a nivel sensorial, experimentando con los sentidos y dando cancha a la creatividad…. pero ahora también en francés”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *